Indica vs. Sativa y Híbridos: las Diferencias en el Crecimiento y los Efectos

Hay cientos, si no MILES, de variedades de cannabis disponibles en el mercado hoy en día. ¿Pero cuáles son las diferencias entre estas cepas? Y, lo que es más importante, ¿cómo las clasificamos para seleccionar más fácilmente la cepa más adecuada para nuestras necesidades personales y nuestra situación de cultivo?

Variedades Híbridas de Cannabis

Si alguna vez visitaste un coffeeshop en los Países Bajos, probablemente hayas visto que no solo tienen una, sino una gran selección de “cepas” de cannabis.

Estas cepas, también conocidas como cultivares, se distinguen por sus características de crecimiento y efectos, a través de sus perfiles únicos de cannabinoides y terpenos. Solo para aclarar: los cannabinoides como el THC y el CBD hacen posible los efectos medicinales y recreativos del cannabis. Pero en realidad son los terpenos los que determinan qué efecto específico experimentas al consumir una determinada cepa.

Como la mayoría de los consumidores de cannabis podrían haber experimentado, los efectos de un Lemon Ice o Super Silver Haze son bastante diferentes de los efectos que se sienten al consumir Green Magic o Milkshake Kush, por ejemplo. Esto tiene todo que ver con su combinación única de terpenos. Con una muy importante en particular: El mirceno. Este es un terpeno sedante, que es principalmente el responsable de un efecto relajante e inductor del sueño de las cepas de cannabis.

Aunque también es el compuesto que nos ayuda a dividir estas múltiples cepas en tres categorías principales: índica, sativa e híbridos.

Según los expertos de los reconocidos laboratorios Steep Hills, los efectos de las cepas de cannabis que contienen más de un 0,5% de mirceno pueden considerarse “Índicas dominantes”. Los cultivares con menos de esa cantidad de mirceno generalmente se consideran que tienen efectos “sativos dominantes”. Aunque todas las cepas que no son totalmente índicas o completamente sativas caen dentro de la “categoría híbrida”.

Teniendo en cuenta los muchos cruces que tenemos hoy en día, y el hecho de que las cepas pura índica y sativa son hallazgos raros, incluso se podría decir que casi todas las cepas modernas de cannabis caen bajo esta última categoría de híbridos. Si cultivas tu propio cannabis a partir de semillas, es posible que ya hayas descubierto que una cepa también puede tener diferentes fenotipos. Al igual que los hermanos, tienen los mismos padres, pero aun así pueden tener una composición genética diferente, dando a las sativas características de crecimiento que son dominantes de las índicas, lo que complica las cosas bastante más de lo que realmente son. 

Cultivando Cepas Índicas

La genética índica original y pura se encontró por primera vez en la zona de la India, Pakistán y Afganistán. Viniendo de áreas montañosas y climas extremos, estas plantas se convirtieron en organismos robustos y resistentes al estrés a lo largo de los años. Para poder prosperar en esos climas, las variedades índicas no crecen muy altas, sino más bien bajas y tupidas con hojas amplias y de color verde oscuro.

indica milkshake kush amsterdam genetics
Cultivar plantas índicas, como nuestro Milkshake Kush, es fácil y gratificante

Las variedades de cannabis con rasgos de crecimiento dominantes de índica, como nuestro propio Milkshake Kush (autofloreciente), por ejemplo, crecerán del 50 al 80 por ciento de su altura total en la fase vegetativa. Así que, aparte de un corto tramo después de cambiar a la fase de floración, las plantas índicas no crecerán mucho más cuando estén en flor. Debido a que el período de floración suele ser relativamente corto para las cepas índicas (6-9 semanas), no es un problema mantenerlas en estado vegetativo durante más tiempo para aumentar los rendimientos.

Su constitución y resistencia al estrés hacen que las variedades de cannabis predominantemente Indicas sean fáciles de cultivar. Por lo tanto, a menudo se aconseja a los cultivadores primerizos que comiencen con una cepa con características de crecimiento con predominancia Indica. Como se indicó anteriormente, los híbridos dominantes en índica y las cepas de índica son conocidos por su capacidad relajante, efecto sedante y capacidad de inducción de sueño. Son perfectas para usar cuando deseas relajarte, después del trabajo o si necesitas ayuda para dormir.

Cepas Sativa

Las cepas de Sativa se originaron por primera vez en partes del mundo ahora conocidas como Asia, América y África. Debido al clima cálido y seco en esas áreas, las plantas sativas se convirtieron en plantas altas con hojas largas y delgadas para ayudar a prevenir la evaporación de la humedad tan necesaria en la planta.

Estos rasgos son útiles cuando se cultiva en interiores en verano o al aire libre en climas cálidos. Como plantas sativas, estas son menos susceptibles al estrés relacionado con el calor, pero no les gustan los ambientes más fríos. Debido a la falta de lluvia real en estas áreas, donde los días se acortan y las noches se vuelven más largas, las plantas sativas son menos dependientes de las noches largas para comenzar a florecer.

Esta insensibilidad al día y la noche les permite a los cultivadores cambiar sus plantas sativas a la etapa de floración poco después de la germinación. Al fin y al cabo, las cepas sativas ganan hasta el 75 por ciento de su altura final durante la etapa de floración. Lo que significa que las plantas sativas pueden crecer hasta 1,5 veces su tamaño desde el momento en que comienzan a florecer. Este rasgo hace que las sativas sean más complicadas de cultivar; pero no es nada que no se pueda aprender a través de ensayo y error.

En comparación, las variedades de cannabis con predominancia Indica solo alcanzan el 20-50% de su altura total en su corta etapa de floración. Un período que dura mucho más tiempo en las plantas sativas. En promedio 11-12, pero a veces hasta 20 semanas. Además, los cogollos sativos tienden a crecer más altos y menos compactos que los de índica haciendo que los resultados parezcan más pesados ​​de lo que realmente son.

Aparte de las índicas, las cepas sativas dominantes generalmente brindan a los consumidores una sensación energizante y de “subidón”. En contraste con el efecto lento y sedante “colocón” que se obtiene de la hierba índica. Esto hace que las cepas de sativa sean ideales como analgésicos para el día, para estimular la creatividad o para complementar tu salida nocturna en Ámsterdam. 

¿Cuál es tu preferencia?