Skip to main content

Inspección y Mantenimiento: Evita Problemas En Tu Cultivo Exterior

El cultivo exterior de cannabis ofrece numerosos beneficios. Tus plantas crecen y florecen al aire libre bajo un sol brillante. Se benefician de todo lo que la naturaleza tiene para ofrecer. Sin embargo, es crucial estar atento y monitorear la salud de tus plantas para prevenir problemas. En esta entrada, aprenderás cómo manejar el mantenimiento del cannabis cuando cultivas al aire libre.

Inspección y mantenimiento de plantas de marihuana

Parece fácil cultivar marihuana al aire libre: siembras algunas semillas, las riegas de vez en cuando, y antes de que te des cuenta, tienes una cosecha en tus manos. Es cierto que el cannabis es una planta robusta y resistente. Pero, si aspiras a una cosecha excelente, es esencial inspeccionar y mantener tus plantas regularmente durante su cultivo al aire libre.

Esto puede prevenir muchos problemas. Por muy resistente que sea el cannabis, tus plantas pueden ser víctimas de plagas, enfermedades, y crecer demasiado rápido o demasiado lento.

Al podar ocasionalmente, proporcionar nutrientes adicionales y proteger tus plantas contra enfermedades, aumentas las posibilidades de obtener una cosecha abundante. ¡Definitivamente vale la pena el esfuerzo adicional!

A continuación, te ofrecemos algunos consejos simples para evaluar rápidamente la salud de tus plantas, identificar signos de problemas y saber cómo prevenirlos o solucionarlos.

Signos de enfermedades y plagas

 

Hongos

Es vital verificar regularmente si tus plantas de marihuana no están infectadas con alguna enfermedad o plaga. Las infecciones por hongos pueden privarte rápidamente de una buena cosecha. Estos pueden presentarse tanto en cultivos interiores como exteriores.

Muchos tipos de hongos no solo afectan las hojas sino también los cogollos. Dos hongos comunes son el oídio y la botritis (podredumbre gris).

El oídio aparece como una sustancia blanca y polvorienta en las hojas, extendiéndose por la planta. Las hojas se vuelven amarillas y eventualmente mueren.

La botritis suele comenzar en la base del tallo de la planta y se extiende hacia los cogollos. Los síntomas son hojas que se secan y cambian de color y cogollos que se marchitan.

Combatir los hongos no es tarea fácil. Identifica las plantas infectadas y aíslalas. Puedes intentar podar las partes afectadas para salvar la planta.

Lo mejor es prevenir la aparición de hongos. Asegúrate de que tus plantas reciban suficiente sol. Si llueve durante un periodo prolongado, considera colocar una lona sobre tus plantas. Si las tienes en macetas, trasládalas al interior en caso de lluvias persistentes.

La humedad es el ambiente ideal para los hongos. Evita que las plantas se toquen entre sí para reducir la propagación. Una buena circulación de aire es esencial.

Es recomendable regar las plantas en la base. Si riegas desde arriba, puedes favorecer la multiplicación de hongos.

Plagas

Durante el cultivo de cannabis, también debes estar atento a las plagas, como mosquitos del hongo, ácaros y pulgones.

Los mosquitos del hongo pueden encontrarse en la tierra del jardín y son atraídos por alta humedad. Si los ves en tus plantas, combátelos con aceite de neem o tierra de diatomeas. Usar depredadores naturales como las mariquitas también es una opción.

Los ácaros son pequeñas arañas rojas o negras. Se reproducen rápidamente y prefieren ambientes cálidos y secos.

Muchos pesticidas no son efectivos contra estos ácaros. Lo mejor es podar las hojas afectadas y rociar tus plantas con una mezcla de aceite de neem y agua. Las mariquitas también son útiles contra los ácaros.

Los pulgones pueden ser muy destructivos. Al mantener tus plantas de marihuana al aire libre, asegúrate de combatir los pulgones rápidamente. Esto puede hacerse eliminando las hojas afectadas. Además, usa agua y aceite de neem y introduce insectos depredadores.

Una mejor cosecha a través de la poda y el mantenimiento

Poda y mantenimiento regular son esenciales para mantener tus plantas saludables y asegurar una cosecha óptima.

El propósito de la poda no es solo darle a tus plantas una apariencia atractiva. Las plantas de marihuana pueden crecer rápidamente, volviéndose muy grandes y bloqueando la luz a otras plantas.

Podar ciertas hojas permite que más luz y aire circulen entre tus plantas, promoviendo un crecimiento óptimo. La poda intencional también asegura que la planta invierta energía en los cogollos y no en las hojas, lo que te beneficia como cultivador.

Existen varias técnicas que puedes emplear, como despuntar, defoliar, LST y supercropping. Si prefieres mantenerlo simple, comienza eliminando regularmente las hojas no saludables.

Vigilar de cerca da sus frutos

Como puedes ver, inspeccionar y mantener tus plantas de marihuana regularmente vale la pena. Puedes prevenir muchos problemas y asegurar plantas saludables y fuertes. No es mucho trabajo. Con un poco de esfuerzo adicional, te garantizas una cosecha abundante.

Consulta nuestro catálogo

Join Our Community

Elke nieuwsbrief bestaat uit de meest populaire artikelen uit onze blog, het laatste nieuws en de nieuwste strains uit onze online winkel.