Cómo crece el cannabis: El ciclo de vida de la hierba

El ciclo de vida de las plantas de cannabis consiste en varias etapas. Conseguirás mejores resultados y mayores cosechas cuando conozcas el funcionamiento de estas etapas. Esto te permitirá cuidar tus plantas de marihuana de una manera más adecuada, adaptándote específicamente a la fase por la que está pasando tu planta. Así que vamos a explorar cómo crece el cannabis, ¿te parece? Este blog te mostrará cómo mantener tus plantas de marihuana fuertes y sanas en cada etapa de su vida.

Cómo crece el cannabis: Desde la semilla hasta la cosecha

El cannabis es una planta anual, con un ciclo de vida que abarca entre diez semanas y seis meses. Las diferencias entre cepas pueden ser bastante significativas. Diez semanas es lo mínimo, y algunas cepas tardan más de medio año en completar el ciclo. El ciclo consta de varias etapas. Primero, la planta emerge de su semilla para convertirse en una plántula. Después, la plántula empieza a crecer hasta convertirse en una planta grande y fuerte. Por último, llega la etapa de floración, en la que las plantas femeninas desarrollan los cogollos que puedes cosechar.

Mejor cosecha de hierba en casa

En la naturaleza, el cambio de las estaciones dicta cómo crece el cannabis. Cuando los días empiezan a acortarse, las plantas pasan de la fase de crecimiento a la de floración. Cuando se acerca el otoño, llega el momento de la cosecha, al igual que ocurre con muchas otras especies de plantas. Las semillas de cannabis autoflorecientes son la excepción a esta regla. Están programadas genéticamente para pasar a la fase de floración por sí mismas, independientemente de las condiciones estacionales.

El ciclo vital de una planta de cannabis puede dividirse en cuatro etapas:

  • Fase de germinación;
  • Fase de plántula;
  • Fase de crecimiento o fase vegetativa;
  • Fase de floración.

Identificación de las etapas del ciclo de vida del cannabis

AVISO: A continuación, encontrarás descripciones de las etapas generales que componen el ciclo de vida del cannabis. Ten en cuenta que estamos hablando de biología: las plantas, que son seres vivos, no se ajustarán a la perfección a los calendarios semanales o mensuales. Las índicas, las sativas y los híbridos tienen sus propios ritmos de crecimiento. También se ven afectados por factores situacionales que difieren según los tipos de clima, los lugares de cultivo y las técnicas aplicadas. Las imágenes que se muestran son de varias cepas en diferentes etapas y sirven sólo como indicación. El objetivo de este texto es ofrecer una imagen general de las cuatro etapas diferentes y de lo que puede esperar un cultivador amateur de cannabis sin experiencia.

1. Etapa de germinación

Todo comienza con una semilla. Es más, tendrás el mejor comienzo si usas las mejores semillas de cannabis. Al observar las semillas de marihuana, la mejor comprobación de su calidad es mirar de cerca su color y textura. Las semillas de cannabis sanas se sienten duras y secas, con colores de marrón claro a oscuro. Cuando compras semillas de marihuana, todavía están “adormecidas”. Dentro de esa cáscara dura está todo lo que las semillas necesitan para empezar a crecer, excepto una cosa: el agua.

Una vez que actives tus semillas añadiendo agua, empezarán a germinar. La cáscara protectora de la semilla se abre, revelando dos crecimientos. Uno de ellos es una pequeña raíz que está deseando anclarse a la tierra; el otro es un tallo que intenta crecer hacia arriba. La germinación puede tardar desde unos días hasta dos semanas. Una forma fácil de germinar tus semillas de cannabis es dejarlas abrir sobre un trozo de papel de cocina húmedo.

plántula de cannabis en crecimiento

Una vez que se haya formado la raíz, puedes, con cuidado, poner la semilla en una maceta con tierra. Al cabo de unos días, la punta del tallo emerge de la tierra. Después, aparecen dos cotiledones o lóbulos de la semilla, listos para captar sus primeros rayos de sol. A partir de ahí, la luz solar toma el relevo y se encarga de tu semilla de cannabis: la planta crecerá ahora por fotosíntesis. En la etapa de germinación, tu planta de cannabis emergente necesita 18 horas de luz cada día.

Tras esta etapa inicial, tu semilla germinada se convierte en un plantón.

2. Etapa de plántula (1 a 3 semanas)

En este punto, tu pequeña planta germinada se convierte en una plántula durante un periodo de 2 a 3 semanas. Las raíces comienzan a desarrollarse rápidamente, estas ramifican bajo tierra, después de que la raíz pivotante empiece a profundizar. A los cotiledones gemelos les siguen las dos primeras “hojas de cannabis” reales con sus característicos bordes dentados. En este momento, tu plántula debería tener un color verde claro y brillante. Al igual que en la fase anterior, tu planta necesita 18 horas de luz al día durante toda la fase de plántula. Ten cuidado de no regar demasiado las plántulas; el diminuto sistema radicular no necesita mucho. Con sus dos primeras hojas captando la luz, tu plántula ya está lista para pasar a la siguiente etapa del ciclo de vida del cannabis: la etapa de crecimiento.

3. Crecimiento o etapa vegetativa (4 a 6 semanas)

De todas las etapas relacionadas con el crecimiento del cannabis, esta es la que más gira en torno al crecimiento. Las plantas más grandes necesitan más tierra para que su sistema radicular tenga suficiente espacio. Por eso, al principio de la fase de crecimiento, debes trasplantar tu planta a una maceta más grande. Aquí encontrarás una guía de cultivo sobre el trasplante de plantas de cannabis de exterior. En su nueva maceta, las hojas y las raíces tendrán plena libertad para seguir desarrollándose.

Cómo crece el cannabis a partir de plántulas

 

Esta es también la etapa en la que se puede aplicar el llamado “topping” en las plantas, si así lo deseas. Haciendo “topping”, se corta el extremo superior del tallo. De este modo, la planta dispone de más energía para el crecimiento lateral (es decir, la ramificación hacia los lados), lo que permite a la planta desarrollar un mayor número de cogollos.

Hablando de cogollos, aunque la etapa de floración sigue a la etapa de crecimiento actual, ya puedes empezar a detectar los primeros signos de plantas masculinas o femeninas cuando tu planta tenga unas seis semanas. Si no estás trabajando con semillas feminizadas, tendrás que eliminar cualquier planta macho lo antes posible. Si no lo haces, tendrás problemas en la fase de floración, ya que los machos polinizarán a las hembras, haciendo que produzcan nuevas semillas en lugar de cogollos más grandes. Lee cómo distinguir las diferencias entre plantas de cannabis macho, hembra y hermafrodita aquí.

Fases de crecimiento de la planta de cannabis

 

Durante la etapa de crecimiento, tu planta sigue necesitando 18 horas de luz al día. También tendrá más sed a medida que su sistema radicular madure. Sigue regando con abundancia, pero sin pasarte. Controla el nivel de humedad del suelo para evitar la aparición de hongos y podredumbre. Más allá de eso, deja que tu planta haga el trabajo. Asegúrate de que se sienta cómoda, con agua y nutrientes suficientes, pero no excesivos, y disfruta viendo cómo crece el cannabis. En poco tiempo, llegará la fase de floración.

4. Etapa de floración (7 a 9 semanas)

Aunque las diferencias entre las variedades son enormes, después de unos dos a cuatro meses, las plantas de cannabis entran en la fase de floración. En este momento, las plantas femeninas comienzan a desarrollar sus cálices o brotes. Los “pelos” blancos de los cogollos son los pistilos, que revelan que tu planta es femenina. Estos botones florales pronto se llenarán de brillantes tricomas. Los tricomas son las diminutas glándulas que contienen la resina que lleva la mayor parte de los cannabinoides como el THC y el CBD. También contienen los terpenos que dan a tu planta su aroma y sabor únicos y sus sutiles efectos. Este es el fruto de tu trabajo; el resultado en el que has invertido todo tu tiempo y esfuerzo.

Cómo crece el cannabis durante la floración

 

Si tus plantas crecen en exterior, esta etapa se inicia con el acortamiento de los días tras el solsticio de verano. En esta fase, las plantas de cannabis sólo necesitan 12 horas de luz al día. Como ya hemos comentado, a las autoflorecientes no les importa la luz; empezarán a florecer cuando sientan que están preparadas. En la etapa de floración, tu planta de marihuana necesita mucha agua, así como un amplio suministro de nutrientes. Muchos cultivadores añaden nutrición extra en la fase de floración. Ten cuidado de no dar demasiado, porque eso “quemará” sus hojas y dañará el cultivo.

Tricomas de cannabis en floración

 

Si no utilizas semillas feminizadas, debes eliminar todas las plantas macho al inicio de la fase de floración. Si no lo haces, los machos fertilizarán tus plantas femeninas y harán que produzcan semillas en lugar de los grandes y gordos cogollos que buscas. Como ya se ha mencionado anteriormente, puedes ver los primeros signos alrededor de las seis semanas del ciclo de vida de la planta, pero el inicio de la floración es tu última oportunidad para eliminar cualquier macho o hermafrodita antes de que arruine a tus hembras.

Cannabis en floración lleno de tricomas

Durante la floración, ten cuidado con los hongos o las plagas que acosan a tus plantas. El clima lluvioso es algo que hay que tener en cuenta en los cultivos en exterior. Para los cultivadores de interior, la ventilación es clave para evitar los hongos y otros invitados no deseados, al igual que un entorno de cultivo limpio. Sería una pena que tu cosecha fracasara tan cerca de la línea de meta.

Cómo crece el cannabis en las glándulas de resina THC

Un último consejo más: las plantas de hierba en flor huelen a – lo has adivinado – hierba. Esta es la fase en la que los vecinos entrometidos o los “ladrones de cultivos” pueden convertirse en un problema. Tómate un tiempo para pensar en cómo vas a solucionar estos problemas antes de empezar a cultivar.

Cola de cannabis lista para ser cosechada

Fases de crecimiento del cannabis: Después de la floración, ¡llega el momento de la cosecha!

A muchos cultivadores novatos les resulta difícil determinar el momento en que su planta de marihuana está lista para ser cosechada. Sabemos que es difícil ser paciente y esperar, pero aguanta: ¡el rendimiento de tu cosecha sólo mejorará! Puedes ver cuándo una planta está casi lista para la cosecha una vez que los tricomas pasan de ser transparentes a blancos lechosos y opacos. Los pistilos de la flor son otra señal reveladora. Cuando estos pistilos empiezan a enroscarse hacia el cogollo y se vuelven de color marrón dorado, es casi el momento de la cosecha.

Hierba cosechada secándose

 

Cuando empieces a cosechar, pensarás que ya has terminado, pero ¡espera! Todavía tendrás que recortar tus cogollos para eliminar cualquier material vegetal sin THC o CBD. Además, los cogollos cosechados tienen que secarse y luego curarsepara conseguir un sabor y una potencia perfectos. Es un poco como el buen vino o el queso, lleva tiempo. Hablaremos de estos pasos en otros blogs. De momento, ya sabes cómo crece el cannabis. ¿Te apetece empezar tu propia aventura de cultivo ahora mismo? Haz clic en el siguiente enlace para encontrar la variedad de cannabis ideal para tu caso particular.

Mejores semillas de cannabis amsterdam genetics

Encuentra tus semillas de marihuana perfectas

Disclaimer: Local laws and legislation on cannabis cultivation and germination of seeds vary between countries and states. Amsterdam Genetics products and information are exclusively intended for use in areas where such use is fully legal. Check your local rules; do not act in conflict with the law!

Pineapple Kush Cannabis

Pineapple Kush

From: 20.00

Limpiar