stikstof kalium fosfor

Nitrógeno, fósforo y potasio: Nutrientes clave del cannabis

El nitrógeno (N), el fósforo (P) y el potasio (K) son los llamados micronutrientes. Tus plantas de cannabis necesitan los tres (y otros más) para impulsar todo su potencial de crecimiento. Prestar atención a los micronutrientes es importante, ya que las plantas necesitan diferentes nutrientes en distintas cantidades a medida que pasan por las distintas etapas de su ciclo vital. En este contexto, “NPK” es una famosa abreviatura para cultivadores. Esto se debe a que, juntos, el fósforo, el nitrógeno y el potasio estimulan la formación del sistema radicular, la absorción de otros nutrientes y muchos otros procesos esenciales. Si conoces el alimento favorito de tus plantas de marihuana, podrás darles todo lo que necesitan para que disfrutes de una cosecha abundante.

Nitrógeno, fósforo y potasio: Los tres titanes del mundo de los nutrientes

Hay todo tipo de nutrientes con los que puedes ayudar en la alimentación a tus plantas. Sin embargo, el nitrógeno, el potasio y el fósforo son los tres más importantes. Mientras mantengas estos tres en los niveles correctos, tendrás hecha la mitad del trabajo.

Nitrógeno (N)

El nitrógeno se conoce como un micronutriente primario. No es muy sorprendente, ya que esta sustancia es esencial tanto en la fase de crecimiento como en la de floración de todas las plantas. Este elemento es fundamental durante todas las etapas del ciclo de vida de las plantas de cannabis. El nitrógeno se utiliza para la producción de clorofila. La clorofila es el compuesto que le da a las plantas su color verde, además de ser un componente clave de la fotosíntesis: el proceso por el que una planta convierte la luz solar en suministros de energía vegetal.

nitrógeno fósforo potasio
Todo crecimiento depende de los nutrientes adecuados.

El nitrógeno es el elemento más común en la atmósfera terrestre. Junto con el carbono, el hidrógeno y el oxígeno, el nitrógeno es también el elemento más común en las formas de vida orgánica que se encuentran en nuestro planeta.

Las plantas de cannabis necesitan nitrógeno durante todo su ciclo vital. No sólo para la fotosíntesis, sino también como componente básico de las proteínas. Sin estas proteínas, las plantas se debilitan y enferman. Además, el nitrógeno es necesario para producir ADN y ARN, que contienen el código genético de la planta. Las células no pueden crecer ni reproducirse sin nitrógeno. Este se utiliza para el crecimiento de los tallos, las hojas, las ramas y las raíces.

Darte cuenta

Entonces, ¿cómo saber si tus plantas de cannabis están sufriendo un déficit de nitrógeno? Puedes saberlo por la decoloración de las hojas inferiores más antiguas. Esto se debe a que el nitrógeno es un nutriente que se puede reubicar en toda la planta. Si hay una falta de nitrógeno cuando se forman las hojas nuevas, el nitrógeno almacenado en las hojas más antiguas se utiliza para ellas. Esto hace que las hojas inferiores se vuelvan amarillas y acaben cayéndose. El déficit de nitrógeno también se manifiesta en un crecimiento lento. Si sufren de ello, tus plantas pueden debilitarse y volverse susceptibles a las enfermedades y las plagas.

Fósforo (P)

El fósforo es necesario durante la fase de floración. La función de este micronutriente es poner a disposición de la planta otros nutrientes, permitiéndole absorberlos. El fósforo se utiliza para fortalecer la estructura de la planta, desde las raíces hasta los brotes de sus flores. Es necesario para fortalecer la salud general de la planta. El fósforo hace que la planta parezca fuerte y viva. La germinación de las semillas también depende del fósforo.

fósforo nitrógeno potasio
El fósforo es clave para conseguir unas raíces fuertes.

Los déficits de fósforo se manifiestan en sistemas radiculares poco desarrollados, lo que da lugar a plantas atrofiadas. Sin embargo, en la fase de floración de una planta de cannabis es donde la falta de fósforo realmente se manifiesta. Con toda probabilidad, tu planta no podrá florecer en absoluto. Una señal de advertencia que puedes apreciar pronto de la falta de fósforo es el color violáceo de las venas de las hojas.

Potasio (K)

El potasio ayuda a la planta como nutriente auxiliar. Regula los sistemas necesarios para mantenerse sana y crecer. El potasio garantiza la firmeza de los tallos y estimula la producción de ATP, necesario para el almacenamiento de energía. También es importante para un sistema inmunológico fuerte. Además, el potasio interviene en la evaporación de la humedad a través de las hojas. Garantiza el equilibrio adecuado de las concentraciones de sal y agua, y es fundamental para mantener el flujo de savia por toda la planta.

El potasio también es crucial durante la fase de floración, para controlar la formación de los brotes florales. Las plantas de marihuana lo necesitan para mantener constante la presión celular, protegiendo a la planta de la sequía. Además, este mineral también es importante para la formación de un sistema radicular fuerte.

Los déficits de potasio son evidentes en las plantas débiles y con poca energía. El primer signo suele ser la aparición de hojas con bordes amarillos. Una planta carente de potasio es incapaz de regular el intercambio de CO2, oxígeno y agua, lo que da lugar a plantas delgadas y estiradas con tallos demasiado débiles para sostener sus ramas.

El uso de potasio, fósforo y nitrógeno

Proporcionar a tus plantas estos tres nutrientes esenciales es una parte clave del cultivo de cannabis. El nitrógeno, el potasio y el fósforo se venden comúnmente como fertilizantes para el suelo denominados N-P-K. Esta fórmula suele indicar tres cifras que indican los porcentajes de cada nutriente en la mezcla. 10:4:4, por ejemplo, significa 10% de nitrógeno, 4% de fósforo y 4% de potasio.

Conviene llevar la cuenta de estos porcentajes NPK. Tus plantas de cannabis necesitarán diferentes proporciones en cada etapa de su vida. Los envases de los productos suelen indicar la fase concreta a la que están destinados los fertilizantes (crecimiento o floración). En la fase de crecimiento o vegetativa, las plantas de marihuana necesitan más nitrógeno, mientras que durante la floración les puede venir bien más fósforo y potasio.

nutrientes
Encontrarás más potenciadores y fertilizantes NPK en nuestra tienda online.

En caso de que te haya surgido la duda, sí, puedes hacer que tu NPK sea completamente orgánico; lo cual resulta atractivo si valoras los resultados naturales. El líquido BIO PK que encontrarás en nuestra tienda online contiene un cuidadoso equilibrio de nitrógeno, fósforo y potasio totalmente orgánicos. Es un refuerzo eficaz y rápido para el crecimiento o la floración de tus plantas, independientemente de las variedades o tipos de tierra que uses.

Nitrógeno, fósforo y potasio para varios métodos de cultivo

El cultivo de cannabis puede abordarse de varias maneras: en la tierra, en macetas o mediante hidroponía. Cultivar con hidroponía significa criar tus plantas no en tierra, sino en una cesta o maceta llena de un medio de cultivo (como fibra de coco, bolitas de arcilla o lana de roca, por ejemplo). Cada método de cultivo requiere diferentes regímenes de nutrientes.

Fertilizantes hidropónicos

Si cultivas tus plantas de cannabis mediante hidroponía, los nutrientes vienen en forma líquida o en polvo. Estos minerales concentrados tienen que ser disueltos en agua antes de que la planta pueda absorberlos. Los productos líquidos se venden en dos componentes separados A y B. Cuando se añaden al agua, todos los nutrientes están a disposición de tus plantas.

Proporcionar los nutrientes adecuados es un verdadero arte. Si les das demasiados, perjudicarás a tus plantas o incluso las matarás. Lo más seguro es empezar con un 25% de la cantidad recomendada en el envase y, a continuación, aumentar gradualmente hasta llegar a la dosis completa.

A grandes rasgos, las proporciones de NPK de 3:1:1 son las mejores para cualquier variedad de cannabis durante la fase de crecimiento. Una vez que tus plantas empiecen a florecer, disminuye gradualmente el porcentaje de nitrógeno mientras aumentas los niveles de potasio y fósforo. La floración temprana requiere una proporción 1:3:2; la floración tardía, en cambio, requiere 0:3:3.

fósforo potasio nitrógeno
Cultives como cultives, ¡controla el NPK!

Cultivar en tierra

Cultivar hierba en la tierra directamente es completamente diferente a cultivar en hidroponía. Las plantas con los “pies” en la tierra se benefician de todos los nutrientes disponibles que ya contiene el suelo. El humus, el abono orgánico, el compost y los innumerables microorganismos ya están trabajando para mantener el equilibrio del sustrato. Eso significa que muchos de los nutrientes esenciales estarán disponibles por defecto. Sin embargo, estas sustancias no son solubles, por lo que se necesitan microbios y hongos para convertirlas en solubles y que las plantas puedan absorber.

Si cultivas tu cannabis en tierra, puedes añadir nutrientes para favorecer la salud de tus plantas. Los fertilizantes líquidos utilizados en los cultivos hidropónicos no son esenciales. La mayoría de los tipos de tierra contienen suficiente nitrógeno para que la planta crezca.

nitrógeno fósforo potasio

Así que, ya que tenemos claro todo sobre NPK, ¡vamos a la gama de Semillas de Amsterdam Genetics y veamos qué variedad cultivarás próximamente!

fatkid's cake cannabisFatkid's Cake

Fatkid’s Cake

From: 30.00