Comestibles de Cannabis o Fumar Hierba – ¿Qué Es Mejor?

¿Es mejor hacer comestibles de cannabis o realmente fumar hierba es mejor? El cannabis es conocido por su efecto psicoactivo, causado por el THC (tetrahidrocannabinol). Este cannabinoide psicoactivo afecta al cerebro, lo que provoca un subidón. Sin embargo, la forma de consumir el cannabis influye bastante en sus efectos. Tanto la intensidad del subidón como la velocidad a la que el THC afecta al cerebro son diferentes en el caso de fumar marihuana y en el de comer comestibles de cannabis. Conviene saberlo, por tanto, este blog explora todas las diferencias entre el cannabis comestible y el “combustible”. También explicamos cómo los cultivadores pueden determinar el sabor y los efectos de sus propios comestibles de cannabis.

Cómo se transforma el THC en el cuerpo

La diferencia entre los efectos del THC cuando se fuma o se consume como comestible de cannabis se debe a las distintas formas en que el cuerpo absorbe el cannabinoide. Fumar implica inhalar el THC, que lo dirige a los pulmones. Desde allí, entra en el torrente sanguíneo y se dirige al cerebro, donde se producen los efectos psicoactivos. Aquí es donde pasa la barrera hematoencefálica, haciendo que sus efectos se noten casi inmediatamente. Normalmente, los primeros efectos de un subidón de cannabis fumado pueden sentirse entre 5 y 15 minutos después de la inhalación. Es entonces cuando los niveles de THC en sangre son más altos. Los efectos del cannabis disminuyen gradualmente en el transcurso de las dos horas siguientes.comestibles de cannabis fumar

La ingesta de comestibles desencadena una cadena de acontecimientos diferente. El THC llega hasta el estómago a través del comestible, desde allí el tracto digestivo lleva el cannabinoide al hígado para su procesamiento. Aquí, el THC, que en realidad debería llamarse delta-9-THC, se convierte en 11-hidroxi-THC. Esta transformación química explica por qué los comestibles de cannabis causan efectos diferentes a los del cannabis fumado. El 11-hidroxi-THC tiene un efecto psicoactivo más potente que el delta-9-THC, y su efecto también es diferente.

Comestibles vs. Cannabis fumado: Inicio más lento, efecto más duradero

Hay dos grandes diferencias entre los comestibles de cannabis y el fumar. En primer lugar, los comestibles tardan mucho más en hacer notar sus efectos. Dado que los cannabinoides ingeridos tienen que pasar por el estómago y el hígado antes de llegar al cerebro, se tarda una media de 1 a 2 horas antes de que su influencia sea notable. Sin embargo, una vez que el THC llega a su destino, los efectos pueden durar de 6 a 10 horas. Esto es considerablemente más largo que los efectos de fumar cannabis: ¡es importante tenerlo en cuenta para cualquiera que esté interesado en probar comestibles!

Fumar cannabis y comestibles: La descarboxilación del THC

El THC de las plantas de cannabis no está disponible directamente para el cuerpo humano. Eso significa que comer hierba cruda no tiene sentido; no habría ningún efecto psicoactivo. Los seres humanos no pueden digerir el material fibroso de estas plantas, pero lo que es más importante, cualquier sustancia de THC no entraría en el torrente sanguíneo en una forma que podamos utilizar. Por eso, el material de la planta tiene que ser descarboxilado primero. Este proceso bioquímico se basa en el calentamiento. Al aumentar la temperatura, las moléculas del cannabinoide THCA (ácido THC) liberan un componente ácido (COOH), que convierte el THCA en THC. Este proceso también ocurre cuando se fuma la hierba, ya que el calentamiento que supone la combustión convierte el THCA en THC que puede ser absorbido por el cuerpo.

Cualquiera que esté interesado en hacer sus propios comestibles tendrá que descarbonizar su hierba primero. El truco está en hacerlo de forma que los cannabinoides no se destruyan en el proceso. Nuestro blog especial sobre la descarboxilación del cannabis explica cómo hacerlo.

La dosis correcta para los comestibles de cannabis y para fumar

Conocer y respetar la dosis correcta es de vital importancia, tanto para fumar como para consumir comestibles de cannabis. Consumir demasiado puede hacer que el subidón sea demasiado intenso o provocar el llamado mal viaje o amarillo. Por otro lado, consumir demasiado poco no producirá el efecto deseado, que generalmente tampoco es lo que la gente busca.

Fumar cannabis permite una dosificación bastante precisa de los cannabinoides y su efecto deseado. Fumar produce efectos perceptibles con bastante rapidez, lo que facilita el ajuste de la intensidad y la duración del subidón. Si el efecto es menor de lo previsto, siempre se pueden dar unas cuantas caladas más; pero si, por otro lado, es más fuerte de lo esperado, siempre se puede guardar el porro. Esto hace que determinar la dosis correcta sea relativamente fácil, incluso para los consumidores menos experimentados.

Dosificación de los comestibles de cannabis

Los comestibles de cannabis pueden ser mucho más difíciles de dosificar. Como se ha mencionado anteriormente, los efectos del THC tardan al menos una hora en hacerse notar. Esto crea una trampa bien conocida del cannabis: los consumidores impacientes tenderán a dar otro bocado demasiado pronto, porque piensan que el comestible no está funcionando correctamente. Sin embargo, dar ese mordisco extra implica un grave riesgo de ingerir demasiado, lo que puede provocar fácilmente un efecto no deseado. Obviamente, esta no es una situación deseable; especialmente si se tiene en cuenta lo mucho que pueden durar los efectos de los comestibles de cannabis.

comestibles de cannabis al horno y para fumar
¡Nunca tomes demasiado de golpe!

Por lo tanto, si piensas consumir comestibles de cannabis, ten siempre mucho cuidado. Ten en cuenta que puede pasar bastante tiempo antes de que el THC se note. Empieza con pequeñas dosis, simplemente dando unos pequeños bocados. Espera al menos una hora y luego determina si ya sientes algún efecto. Si no sientes ningún efecto del THC, puedes dar unos cuantos bocados más. Esta es la mejor manera de evitar morder literalmente más de lo que puedes masticar. Un consejo profesional: asegúrate siempre de tener cerca algún tentempié sabroso – algo que no sea un comestible de cannabis, es decir, sin THC. Esta es una buena manera de resistir la tentación de engullir el resto de ese comestible y arrepentirse después.

Consejo para los cultivadores: Usar la hierba en la cocina

Hacer comestibles de cannabis no es tan difícil, siempre y cuando tengas cannabis descarboxilado a mano. Con él se pueden elaborar productos básicos comestibles como la cannabutter o mantequilla de cannabis. Esta luego se puede utilizar para hacer la masa de un pastel o magdalenas, por ejemplo. A partir de ahí, inventar tus propias recetas de comestibles de cannabis será pan comido. Hay un montón de sitios llenos de recetas de cannabis por ahí si estás buscando inspiración.

comestibles de cannabis fumar sano

En todo caso, cultivar tu propio cannabis hace que cocinar comestibles sea aún más fácil. Desgranar los cogollos cosechados es un buen punto de partida para la cocina cannábica. Los cultivadores que quieran sacar el máximo partido a sus plantas pueden incluso utilizar los restos de cannabis para procesarlos y convertirlos en comestibles. Las “hojas de azúcar” que quedan después de recortar la cosecha contienen demasiada clorofila y muy poco THC para ser adecuadas para fumar. Sin embargo, son perfectamente adecuadas para hacer un lote fácil de comestibles de cannabis.

¿Qué cepas hacen los mejores comestibles?

Por supuesto, todos sabemos que la cepa de cannabis perfecta es una cuestión de gustos. Sin embargo, la elección de la cepa a cultivar para tus comestibles de cannabis es un factor importante en el sabor y el efecto del resultado final. El contenido de THC es una parte importante del impacto, pero otros cannabinoides como el CBD también tienen un papel que desempeñar. El sabor de tus comestibles depende en gran medida de los terpenos presentes en la cepa que utilices – aparte del azúcar, la canela o el chocolate en tu lista de ingredientes, por supuesto. Los terpenos son compuestos orgánicos que determinan el sabor de la hierba, aunque se encuentran en todo el reino vegetal. Algunos de los terpenos más conocidos y sus sabores son:

Pineno: huele a pino y transmite un sabor herbal. También encontrarás pineno en el romero y la albahaca. Magic OG Kush es una cepa AG con alto contenido en pineno, lista para pedir en nuestro catálogo de semillas.

Cariofileno: este terpeno desprende un excitante y picante sabor y aroma al cannabis que está destinado a afectar el sabor de los comestibles. Nuestras clásicas semillas de Super Silver Haze son un buen ejemplo de una cepa rica en cariofileno de Amsterdam Genetics.

Limoneno: como el propio nombre de este terpeno indica, el limoneno huele y sabe a lima y otros cítricos. Una pizca de Lemon Haze o Lemon Ice en un comestible de cannabis dará un toque fresco y original a la receta debido al alto contenido en limoneno de estas cepas.

terpenos amsterdam genetics semillas

Cannabis en comestibles, para fumar y medicinal

Una parte importante de los fanáticos de los comestibles de cannabis consiste en personas que usan la marihuana por razones médicas. El cannabis medicinal se puede consumir para una amplia gama de condiciones y síntomas, incluyendo el dolor crónico, el estrés, la ansiedad, la depresión, la fatiga o la migraña.

Muchas personas que consumen cannabis por razones médicas prefieren los comestibles en lugar de fumar. Encontrar los comestibles adecuados puede ser una verdadera fuente de alivio, aunque sólo sea porque fumar es malo para los pulmones. Eso es un inconveniente considerable incluso para las personas sanas, pero para ciertas condiciones, fumar simplemente no es una opción. Eso hace que los comestibles de cannabis sean una alternativa maravillosa.

comer hierba preparar magdalenas

Sin embargo, cultivar cannabis para comestibles medicinales es un poco más complicado que un cultivo normal. Esto se debe principalmente a los altos estándares en términos de higiene, consistencia y continuidad, pero puedes leer todo esto en nuestro blog dedicado al cultivo de cannabis medicinal. Por ahora, sin embargo, al menos sabes que los comestibles de cannabis pueden ser una gran solución para los no fumadores, tanto para fines médicos como recreativos.

Comestibles de CBD: Sabrosos y saludables sin el subidón

Si no te apetece preparar tus propios comestibles de cannabis, entonces quizás nuestros deliciosos y saludables comestibles de CBD listos para consumir sean tu mejor opción. Los comestibles de CBD contienen cannabidiol pero no THC. Esto significa que no te colocarán, pero sí siguen transmitiendo todos los beneficios potenciales del CBD para la salud. ¿Qué tal unas gominolas de CBD con deliciosos sabores frutales, o nuestro delicioso café con CBD y chocolate con CBD? Para quien esté interesado en preparar sus propios comestibles de CBD, tenemos nuestras semillas de CBD Blue Monkey esperando. Con ellas podrás preparar los mejores comestibles de cannabis con CBD, llenos de potencial para un estilo de vida sano y equilibrado, sin los efectos psicoactivos de las variedades con alto contenido en THC.

comestibles de café de cbd

La gama de productos de Amsterdam Genetics tiene algo para todo el mundo. Tú decides qué prefieres: cultivar, fumar, hacer comestibles o pedirlos ya hechos en nuestra tienda web. Sin embargo, decidas lo que decidas, nuestras semillas de cannabis de primera calidad y los comestibles de CBD listos para consumir son la mejor garantía de que sólo se utilizan los mejores ingredientes que la naturaleza puede ofrecer.

 

 

Disclaimer: Local laws and legislation on cannabis cultivation and germination of seeds vary between countries and states. Amsterdam Genetics products and information are exclusively intended for use in areas where such use is fully legal. Check your local rules; do not act in conflict with the law!

magic OG kust

Magic OG Kush

From: 20.00

Limpiar